miércoles, 3 de noviembre de 2010

QUE TU SI SEA SI Y QUE TU NO SEA NO


Santiago 5:12 - Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.

¿Te identificas en algo con la historia del pastorcito mentiroso?

Un hombre que tenía por hábito decir mentira tras mentira, y que llegado el momento de hablar con la verdad por el peligro eminente que se venia encima, nadie creyó en sus palabras por su dudosa reputación.

Como creyentes no necesitamos ni debemos andar jurando por el cielo, por la tierra, por nuestra mamá, por nuestro perro, por nuestro trabajo, por nuestra ... etc... etc... etc ...

Nuestro si debe ser si y no nuestro no debe ser no. Debemos ganarnos por nuestra buena conducta y reputación, la credibilidad de la gente en cuanto a las cosas que decimos.

Guardémonos de caer en condenación con nuestras propias palabras.

Nos vemos mañana,

1 comentario:

Angélica Natalia dijo...

lo dicho, Dios es el único que nos enseña y corrige nuestros errores.
que buen blog el día de hoy.