viernes, 16 de agosto de 2019

QUE HERENCIA TAN GRANDE



Hoy, más que nunca, y así lo hemos venido predicando a través del capítulo 1 de Efesios, estoy seguro de que tenemos el privilegio más grande que el de cualquier ser humano, además de ser hijos de Dios, somos herederos de Dios y coherederos con CRISTO. Veamos:

17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; 21porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. - Romanos 8:17-21

Hemos recibido muchas exhortaciones para poner en práctica ya mismo, a través de nuestros misioneros, Dios nos ha recordado que es hora de despertar y actuar (¿Hasta cuándo?).

Si estamos haciendo las cosas como Dios nos las pide, tendremos un galardón eterno en los cielos, disfrutaremos de la gloria celestial junto a Cristo y al lado de nuestro amado Dios.

Es cierto, nadie lo puede negar, que la mayoría, por no decir todos, pasamos momentos de prueba muy difíciles, pero realmente no son nada comparados con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

Pase lo que pase, no vamos a desfallecer, seguimos y servimos al DIOS ÚNICO y verdadero, así que adelante, somos soldados del Rey del Universo, vamos de su mano y tenemos garantizada la victoria.     

Varias RECOMENDACIONES que se derivan del pasaje: 
  • Ver las AFLICCIONES presentes como una prueba de Dios, insignificante ante la GLORIA VENIDERA por siempre.
  • Apreciar el privilegio tan grande de ser hijos de Dios, herederos de ÉL y coherederos con Cristo
  • Entender que hemos sido creados para la GLORIA de Dios
  • No angustiarnos por las aflicciones, entendiendo que vienen de nuestro Padre con un propósito especial
  • Confiar plenamente en que Dios no se equivoca y que sus decisiones son PERFECTAS
  • No quitar de nuestra mente el momento de victoria cuando estemos en la PRESENCIA de Dios eternamente
  • Tener la certeza de que le estamos obedeciendo en TODO.


Que PRIVILEGIO, Coherederos con Cristo

1. Si hemos nacido de nuevo somos coherederos del reino  (Vs 17)
2. Si somos coherederos con ÉL, no importa lo que tengamos que sufrir, somos bienaventurados (Vs 18)
3. Si somos hijos de Dios, es indescriptible la esperanza que tenemos por una eternidad (Vs 19-21)

Dios nos recuerda nuevamente La HERENCIA de la VIDA ETERNA. Es una herencia que viene de un  Padre generoso que nos da toda su herencia como hijos suyos

A mí particularmente me sorprende gratamente ver la forma en que Dios nos pone al mismo nivel de Cristo como coherederos de la herencia que tenemos eternamente en la presencia de Dios
           
Jovencitos, ojalá lo apreciemos y lo apliquemos disfrutando plenamente de las promesas de Dios y dejando de amargarnos por los problemas insignificantes de esta vida y saliendo a cumplir con la MISIÓN que Dios ha puesto en nuestras manos: Colombia para Cristo, una plataforma a las naciones.

Fabio

viernes, 9 de agosto de 2019

CONDENACIÓN Y JUSTIFICACIÓN



Dios a través de Pablo ha puesto en el libro de Romanos un pasaje bien impactante que nos recuerda la grandeza de la misericordia y el amor de Dios por los pecadores. Veamos:
            
18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a         todos los hombres la justificación de vida. 19Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. 20Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 21para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro. - Romanos 5:18-21

Dios es muy sabio, amoroso y misericordioso, y es así como después de la caída del hombre por el pecado de Adán, ha provisto al hombre la posibilidad de arrepentirse, con el ánimo de perdonarlo.

Dios llegó hasta el punto culminante de su amor, haciéndose hombre en la persona de Jesucristo, a fin de venir a pagar por los pecados de toda la humanidad.

Antes de existir la ley, aunque existía el pecado, no se inculpaba de pecado, pero una vez introducida la ley, el pecado abundó grandemente, el hombre desobedeció y sigue desobedeciendo a todos los mandamientos de Dios, pasándolos por alto y haciendo todo lo contrario a lo establecido por Dios.

Lo admirable, es que cuando el pecado abundó en el mundo SOBREABUNDO la gracia de Dios para salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por gracia somos salvos por medio de la fe. Es necesario reconocer el pecado, arrepentirnos y confiar plenamente que al confesarlo, Dios nos perdona y nos limpia de toda mancha de maldad.

Es necesario reconocer la Obra de Cristo por nuestro pecado y apropiarnos de ESA Obra, aceptándolo como nuestro Señor y Salvador.
           
Algunas RECOMENDACIONES bien importantes:
  • No desfallecer en la PREDICACIÓN del EVANGELIO, en la SALVACIÓNPOR GRACIA y NO por obras. Muy claro
  • Valorar más y más a Jesucristo y a la gran obra de amor que Dios hizo a través de ÉL.
  • Entender que al introducirse la ley se destapó la olla podrida del pecado
  • Apreciar el gran Amor y la misericordia de Dios, quién a pesar del pecado del mundo, por su pura gracia nos ofrece salvación
  • Ser conscientes de que solamente podemos apropiarnos de esa gracia a través de reconocer la Obra de Cristo en la cruz


CONDENACIÓN y JUSTIFICACIÓN

1. Por Adán vino el pecado y la CONDENACIÓN, por Jesús vino la JUSTIFICACIÓN para SALVACIÓN  (Vs 18)
2. Por Adán vino la desobediencia y el PECADO, por la OBEDIENCIA de Jesús vino la JUSTIFICACIÓN (Vs 19)
3. Por la LEY abundó el pecado, por la GRACIA abundó el perdón y la SALVACIÓN (Vs 20-21)

Dios nos recuerda una vez más La GRACIA de Dios para darnos su salvación. Es una enseñanza que viene de un Dios de GRACIA que nos ha dado este privilegio de ser SALVOS a pesar de nuestra gran mediocridad

Es impactante ver la forma como Dios nos muestra los dos extremos, pecado y más pecado, gracia y más gracia
           
Vamos a aplicarlo, Disfrutando plenamente de esa gracia y depositando toda mi confianza en sus manos. Valorando la gran Obra que Cristo ha hecho en miles de millones de personas a través de la historia, y ahora en nosotros al regalarnos la preciosa salvación y la seguridad de la VIDA ETERNA, todo solamente por SU GRACIA. Proclamando esta verdad siempre que sea posible.

Fabio

viernes, 2 de agosto de 2019

EL PODER DE LA ORACIÓN



Lamentablemente no sabemos medir el alcance de la verdadera FE y el PODER de la oración cuando lo hacemos como debe ser, es decir, en el Nombre de Jesús.

12De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. 13Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. - Juan 14:12-14

Jesucristo nos invita a creer en ÉL, a entender que ÉL y el Padre uno solo son, y que si creemos en ÉL, lo que ÉL hace, nosotros lo podemos hacer también.

Él se ha ido y nos ha dejado una comisión muy grande, la tarea que tenemos es ardua e interminable, llegar a Evangelizar a todas las naciones, hablar del Evangelio a TODA criatura, y nos ha investido de su Poder para que vayamos en su nombre y sembremos la semilla para que el Poder de Dios se manifiesta en la vida de cada ser humano que oiga.

Si realmente le creemos a Dios, si le obedecemos en todo, podemos pedir al Padre en el Nombre de Jesucristo, y ÉL se glorificará en Cristo con su respuesta, es la promesa que ÉL mismo nos hace.
           
Varias RECOMENDACIONES para tener muy en cuenta:
  • NO DESFALLECER por un momento en nuestra CONFIANZA en que DIOS RESPONDERÁ cuando le PEDIMOS con FE.
  • Creer en el Señor Jesucristo como en el mismo Dios
  • Tener suficiente FE, a fin de ser capaces de cumplir con la tarea encomendada por ÉL
  • Entender que el Poder de Dios reposa sobre mí y que eso me capacita para cumplir sus Mandamientos sin temor
  • Obedecer a Dios y pedir de acuerdo a Su Voluntad.
  • Esperar confiadamente en las promesas de Dios para que DIOS sea glorificado a través de Cristo cuando pedimos en Su Nombre y de acuerdo a su VOLUNTAD.


Pedir en el Nombre de Jesús

1. Tenemos todo el PODER de Dios para hacer Su Obra (Vs 12)
2. Debemos reclamar las promesas al Padre en el Nombre de Jesús  (Vs 13)
3. Debemos confiar plenamente en las promesas de Jesús (Vs 14)

Dios nos recuerda acerca del PODER de Dios en nosotros. Son las palabras que vienen de un Padre que ESCUCHA y que responde cuando le pedimos con un corazón sincero y de acuerdo a Su Voluntad.

Es una realidad: No hay pretexto para dudar del PODER tan grande que puede tener nuestra FE.

Vamos a aplicarlo pidiendo arduamente a Dios a través de Jesucristo a fin de que se haga su Voluntad. Entregándole a ÉL todas nuestras cargas, descansando en ÉL, esperando en ÉL… Pidiendo a Dios que AUMENTE nuestra FE y no desfalleciendo, teniendo la seguridad de que Dios responderá.

Fabio  

viernes, 26 de julio de 2019

JESÚS ES DIOS



Solamente a través de Jesucristo es posible conocer al Padre y llegar al Padre, ÉL es el único CAMINO, su VERDAD es la única verdad, en ÉL está la VIDA eterna, es lo que nos recuerda Juan con tanta claridad:.

8Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. 11Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. - Juan 14:8-11      

Lamentablemente el mundo anda en busca de otros dioses, desacatando a Dios, irrespetándolo e ignorando la Obra de Cristo. Debemos entregarnos de lleno a ÉL, esperando en ÉL, confiando en ÉL y predicando su Evangelio, es la única forma de llegar a la presencia de Dios, arrepintiéndonos como Él nos enseña, reconociendo su Obra, creyendo en ÉL y aceptándolo como nuestro Salvador.

Ya, gracias a la Obra de Cristo y al beneficio de haberlo conocido como nuestro Señor y Salvador, hemos podido conocer al Padre. Ahora como hijos de Dios tenemos una relación íntima con ÉL, sabemos que nos escucha y nos guía a través de Su Palabra y de Su Espíritu Santo morando en nosotros.

Jesús lo demostró con hechos y no solo con Palabras, que todo el PODER de Dios estaba en ÉL. Debemos convencernos de la TRINIDAD de Dios, estar seguros de que Cristo es el mismo Dios encarnado quien vino a pagar por nuestros pecados, a fin de que seamos SALVOS y su Espíritu Santo more en nosotros guiando nuestros pasos hacia una eternidad indescriptible en Su Presencia.  
           
Varias ENSEÑANZAS interesantes para guardar y poner en práctica YA MISMO:
           
  • No DUDAR por un solo INSTANTE que DIOS es TRINO y que por lo tanto JESUCRISTO es el DIOS ENCARNADO.
  • Entender que no hay otro Camino sino el camino de Jesucristo.
  • Convencernos de que TODO lo que Jesús nos enseña es la única VERDAD
  • Tener la certeza de que en Cristo tenemos la Vida eterna
  • Estar seguros de que no hay otra forma de llegar al Padre sino a través de Jesucristo.
  • Tener clara la TRINIDAD de Dios
  • Entender que Cristo y el Padre son UNO solo con el Espíritu Santo.
  • Si hemos conocido a Cristo, hemos conocido al Padre.
  • Agradecer a Dios por lo bienaventurados que somos por nuestra Salvación
  • Gozarnos de la presencia de Dios en nuestras vidas.


Jesús es Dios

1. Jesús manifiesta claramente Su DEIDAD (Vs 8-9)
2. Jesús confirma su relación con el Padre, son uno solo (Vs 10)
3. Jesús nos invita a que confiemos plenamente en su Deidad (Vs 11)

Dios nos recuerda hoy La DIVINIDAD de Cristo, y eso nos recuerda a ese Dios cuyo amor por la humanidad fue tan grande que se hizo HOMBRE para que lo conociésemos.

Debe impactarnos ver la forma tan CONTUNDENTE como Dios habla de la UNIDAD de la trinidad. Cristo es Dios encarnado y a través de su Espíritu Santo OBRA permanentemente en nosotros sus hijos.

Apliquemos cada enseñanza, respetando la PRESENCIA de Dios en nuestra vida, valorándola y dejando que Dios obre permanentemente en nosotros a través de escuchar y obedecer la voz del Espíritu Santo.

Fabio

viernes, 19 de julio de 2019

El BUEN PASTOR, LA ÚNICA PUERTA



Jesús es muy enfático en mostrarnos que ÉL es el ÚNICO CAMINO; y la ÚNICA PUERTA de entrada a la presencia de Dios, el resto es un engaño, no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos.

7Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 9Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 10El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. 12Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. 13Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. 14Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. 16También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. 17Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. - Juan 10:7-18

Esta es una VERDAD que está muy, pero muy claramente definida en la Biblia y de eso no debemos tener la más mínima duda. Jamás podremos movernos de esa VERDAD que es la que nos aferra a la ESPERANZA de la vida eterna.

El enemigo no viene sino para hacer daño, y lo percibimos a cada momento, pero Dios es INMENSAMENTE superior, sabio, bueno y ÉL nos ha dado el privilegio de conocerlo a través de Su Hijo Jesucristo por quien ahora tenemos VIDA ETERNA, una vida ABUNDANTE y muy pero muy esperanzadora.

No debemos sufrir por las cosas terrenales, aún en medio de todas las PRUEBAS, debemos gozarnos por el privilegio de ser SUS HIJOS y de saber que ETERNAMENTE estaremos en SU PRESENCIA. Aún hay muchas ovejas dispersadas, sin pastor, hay que ir a ellas, predicarles el Evangelio y traerlas al rebaño para que conozcan al verdadero y ÚNICO PASTOR, el Señor Jesucristo.
           
Varias RECOMENDACIONES bien importantes:
  • Jamás QUITAR la MIRADA de JESÚS, mi BUEN PASTOR, que con SU EJEMPLO y SABIDURÍA guía MIS PASOS
  • Confiar plenamente en Jesús como nuestro SALVADOR, el único Camino, la única PUERTA de entrada al cielo
  • Confiar plenamente en Dios y en sus promesas de protección y Vida Eterna.
  • Estar prevenidos contra las asechanzas del enemigo
  • Poner toda nuestra confianza en Dios
  • Valorar permanentemente ese regalo de la VIDA ETERNA
  • Confiar plenamente en nuestro Pastor, quien ha dado su vida por nosotros.
  • Contarle al mundo donde está esa AGUA de VIDA… No callar…
  • Ir en busca de esas ovejas que aún no conocen a su Pastor, al Señor Jesucristo.


Jesús el Buen Pastor, la UNICA Puerta

1. Jesús, nuestro Pastor  es la UNICA entrada al Reino de Dios (Vs 7-9)
2. Jesús es nuestro pastor que ha dado su vida por nosotros sus ovejas (Vs 10-13)
3. Jesús, nuestro buen pastor nos cuida y siempre anda en busca de las ovejas que andan sin pastor para llevarlas al rebaño (Vs 14-17)

Jamás olvidarlo, JESÚS ES El BUEN PASTOR, la ÚNICA PUERTA para llegar a la presencia de Dios. Nos lo recuerda momento a momento un Dios amoroso que nos ha abierto la puerta a la salvación y nos promete la vida eterna a quienes entramos por esa puerta y seguimos a nuestro Pastor Jesús quien ha dado su vida por Sus Ovejas.

Que impactante es ver las comparaciones tan grandes que Dios hace: La puerta al Cielo, el Pastor de las ovejas.

Debemos aplicarlo ya mismo, siguiendo la voz de nuestro Pastor Jesús, mostrándole al mundo esa única puerta de acceso a Dios. Yendo tras esas ovejas que aún no conocen al verdadero Pastor, al Señor Jesucristo.

Fabio

viernes, 12 de julio de 2019

DISPUESTOS A SERVIR IMITANDO AL SEÑOR



Hay algo bien importante que debemos recordar y VIVIR a cada momento: “EL QUE QUIERA SER ELPRIMERO, DEBE SER SIERVO”. Así nos lo quiere recordar Dios en el día de hoy. Veamos:

38Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? 39Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; 40pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado. 41Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan. 42Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 44y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. 45Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. - Marcos 10:38-45

La vida en el Señor es muy diferente a la vida en el mundo, como auténticos cristianos debemos deponer toda actitud de altivez y de esperar algo a cambio. Jamás debo pensar en ser el primero en tener privilegios especiales, nuestro trabajo ha de ser hecho con HUMILDAD, con entrega, aún con mucho sacrificio, dispuestos a darnos en cuerpo, alma y corazón a las demás personas.

Nuestra meta debe estar puesta en las almas de los hombres y en el bienestar de los demás antes que en el nuestro. Tenemos un modelo perfecto para imitar que es el de mi Amado Señor Jesucristo, quien no vino para ser servido, sino para servir y aún para dar su vida en rescate de las almas de muchos hombres, aquellos que por la predicación de su Evangelio, pongan sus ojos en ÉL. 
           
Dios nos quiere dejar hoy VARIAS ENSEÑANZAS bien importantes:
  • HUMILDAD, y más HUMILDAD, pensar siempre en LOS DEMÁS y NO EN nosotros. Seguir siempre el ejemplo de JESÚS.
  • Olvidar mi actitud de orgullo y altivez que tenía mientras estaba en el mundo.
  • No pretender ser el primero, ni recibir ningún tipo de beneficios especiales.
  • Estar dispuesto a ser siervo de todos.
  • Tener en cuenta el modelo del Señor Jesucristo.
  • Entender que no estoy para ser servido, sino para servir.
  • Estar dispuesto a dar mi vida por el rescate de las almas perdidas.  


Dispuestos a SERVIR imitando al Señor

1. Los siervos del Señor debemos esperar a que seamos convidados, con toda humildad (Vs 38-40)
2. Los siervos del Señor no debemos tener los comportamientos de los siervos del mundo (Vs 41-43)
3. Los siervos del Señor debemos estar dispuestos a servir antes que ser servidos, de corazón (Vs 44-45)

Dios nos recuerda hoy la actitud de HUMILDAD y SERVICIO que debe tener un Cristiano. Esta enseñanza viene de un Dios EJEMPLAR que no nos pide nada que no pueda hacerse. Nos dio a su propio Hijo para mostrarnos que lo que ÉL nos pide si es posible.

El mensaje es contundente: Que si quiero ser el primero debo hacerme siervo de todos. Entender que tengo un MODELO PERFECTO en mi amado Jesús.

Vivámoslo ya mismo, entregando nuestras vidas al servicio de Dios con HUMILDAD, con sencillez, con sinceridad, teniendo siempre en mente la vida de nuestro ejemplar Jesús.

Fabio

viernes, 5 de julio de 2019

ORACIÓN CONSTANTE ACOMPAÑADA DE PERDÓN



Dios nos quiere recordar hoy acerca de la IMPORTANCIA del PERDÓN, veámoslo:

24Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. 25Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. 26Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas - Marcos 11:24-26

Seguramente que si Dios no responde algunas de nuestras peticiones es porque no oramos con suficiente FE, con suficiente respeto, con suficiente concentración, o porque aún hay resentimiento en nuestros corazones contra otras personas, es decir, no hemos sabido perdonar.

Las promesas de Dios son fieles y verdaderas, y lo que ÉL nos dice es que TODO lo que pidamos en oración, si creemos que lo recibiremos vendrá. Es necesario cambiar el estilo de oración, haciéndolo no en forma repetitiva, sino con más respeto, entendiendo con quién estamos hablando y dirigirnos a ÉL como realmente se lo merece, y así, nuestras peticiones van a tener efecto, siempre y cuando pidamos de acuerdo a la Voluntad de Dios y con un corazón limpio de todo resentimiento.

Algunas RECOMENDACIONES básicas que se derivan de este pasaje:
  • Pedir con la FE PLENA de que DIOS RESPONDERÁ si mi corazón está LIBRE DE RESENTIMIENTOS y amargura
  • Pedir en oración, en la intimidad con Él y con mucho respeto
  • Hablar en secreto con nuestro Padre que está en los cielos
  • Orar con FE
  • Esperar la respuesta de Dios a su debido tiempo.
  • Orar con un corazón limpio, libre de resentimientos


Oración Constante acompañada de PERDÓN

1. Si pedimos CON FE y un corazón limpio, recibiremos (Vs 24)
2. Si queremos tener respuesta, debemos PERDONAR de corazón (Vs 25)
3. Si hay resentimientos es porque no hay perdón, y ahí Dios no obra (Vs 26)

Dios nos vuelve a recordar acerca de La FE y el PERDÓN, Él es un Padre que exige PERFECCIÓN, una Padre que nos pide PERDONAR, así como nosotros fuimos perdonados.

Llama la atención recordar que Dios es JUSTO, y que ÉL responde cuando le pedimos con FE y con un corazón libre de resentimientos con los demás.

Vamos a aplicarlo perdonando TODA ofensa que se nos haya hecho, quitando de nosotros todo resentimiento y pidiendo con Sabiduría y con FE

Fabio