sábado, 14 de octubre de 2017

CLAMOR NO ESCUCHADO


Nos adentramos en el tercer capítulo de las Lamentaciones de Jeremías, vamos a revisar el siguiente versículo:

Lamentaciones de Jeremías 3:8
“Aun cuando clamé y di voces, cerró los oídos a mi oración;.”

El profeta mayor señala que a pesar de gritar con vigor y esfuerzo y de manera vehemente a Dios con una voz lastimosa indicando aflicción, Él no oyó su clamor.

Clamar

El Señor espera nuestro clamor mostrando nuestra dependencia y sumisión a Él.

Éxodo 3:9
El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.”

Éxodo 22:23
“Porque si tú llegas a afligirles, y ellos clamaren a mí, ciertamente oiré yo su clamor;”

I de Reyes 8:28
“Con todo, tú atenderás a la oración de tu siervo, y a su plegaria, oh Jehová Dios mío, oyendo el clamor y la oración que tu siervo hace hoy delante de ti;”

II de Crónicas 6:19
“Mas tú mirarás a la oración de tu siervo, y a su ruego, oh Jehová Dios mío, para oír el clamor y la oración con que tu siervo ora delante de ti.”

Nehemías 9:9
“Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo;”

Job 34:28
“Haciendo venir delante de él el clamor del pobre,
Y que oiga el clamor de los necesitados.”

Salmos 18:6
“En mi angustia invoqué a Jehová,
Y clamé a mi Dios.
El oyó mi voz desde su templo,
Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.”

Cuando Dios no nos escucha

Lamentablemente el pecado interrumpe nuestra comunión y comunicación con el Señor y cerrará sus oídos a nuestras súplicas.

Salmos 34:15
“Los ojos de Jehová están sobre los justos,
Y atentos sus oídos al clamor de ellos.”

Nuestras transgresiones impiden que nuestros ruegos sean oídos.

Salmos 22:1-2
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?
Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo.”

Proverbios 21:13
“El que cierra su oído al clamor del pobre,
También él clamará, y no será oído.”

Eclesiastés 9:17
“Las palabras del sabio escuchadas en quietud, son mejores que el clamor del señor entre los necios.”

Jeremías 7:16-18
“Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues; porque no te oiré. ¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén? Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.”

Jeremías 11:14-15
“Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración; porque yo no oiré en el día que en su aflicción clamen a mí. ¿Qué derecho tiene mi amada en mi casa, habiendo hecho muchas abominaciones? ¿Crees que los sacrificios y las carnes santificadas de las víctimas pueden evitarte el castigo? ¿Puedes gloriarte de eso?”

Jóvenes, como en el caso de Jeremías y el pueblo de Israel viviremos días en que en medio de nuestras oraciones gritemos lastimosamente a Dios demandando su ayuda en medio de la aflicción y nuestro clamor no sea oído. Evaluemos nuestro andar y recapacitemos como está nuestra batalla contra el pecado y si este hace parte activa de nuestra vida, pidamos limpieza, dejemos de practicar la maldad y el Señor inclinará su oído a nuestras suplicas hasta que regrese nuestro Rey por nosotros y nuestras angustias terrenales acaben teniendo siempre presente Apocalipsis 21:4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.”

Nos reunimos más tarde.

. M .

viernes, 13 de octubre de 2017

TODA RODILLA se DOBLARÁ en EL NOMBRE de JESÚS


La grandeza de Jesús nadie la puede negar, es innegable, es un hecho, ÉL se manifestará en el arrebatamiento de su Iglesia y luego en su segunda venida, el mundo entero quedará atónito y no tendrán otra alternativa que reconocer QUIEN es Él, veamos lo que dice Pablo en Filipenses:

9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese  que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre - Filipenses 2:9-11

La Obra de Dios a través de Cristo, es y será única en la historia del universo, y así muchos la ignoren y hasta se burlen de su grandeza, algún día tendrán que lamentarse por su error y reconocer la DIVINIDAD de Jesús. Lo que Él hizo, la entrega de su vida en TOTAL OBEDIENCIA a Dios, ha permitido y permitirá que su nombre sea exaltado en el universo.

Queramos o no, toda rodilla se doblará ante ÉL, en los cielos, en la tierra y aún debajo de la tierra. Toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre.

Realmente son inescrutables los misterios de Dios, pero lo lindo es que son reales, y que cada cosa que ÉL ha dicho se hará. Sus promesas son fieles y verdaderas y hasta la última de las palabras de las Escrituras se cumplirán al pie de la letra. Ser hermano de Cristo, tenerlo como nuestro Señor y Salvador y aceptarlo de TODO corazón es el mayor privilegio que un ser humano puede tener. Gracias a Dios por habernos dado semejante oportunidad. No debe haber más que voces de agradecimiento por ello.   

Que enseñanza más apropiada para estos tiempos, vivámosla, debemos actuar YA:
  • Reconocer la grandeza y el poder de Cristo, dado por nuestro Padre Celestial.
  • Entender y predicar sin avergonzarnos de que ante CRISTO se doblará TODA rodilla hasta el último rincón del universo
  • Estar conscientes de que un día, TODA lengua deberá confesar que Jesucristo es el Señor
  • Tener muy claro que lo que Cristo hizo y hará, así como todo lo que hagamos, es para la GLORIA DE DIOS.


Que bueno es recordar La GRANDEZA de Cristo

1. Jesús, digno de toda Exaltación (Vs 9)
2. Jesús, digno de toda Reverencia (Vs 10)
3. Jesús, digno de todo Reconocimiento (Vs 11)

Dios nuevamente nos recuerda la GRANDEZA de Jesús el Cristo, y es una enseñanza que viene de un Dios ÚNICO, que ha predicho al detalle todo lo que pasará y la forma en que el mundo entero reconocerá la Deidad de Cristo, gústeles o no, ante ÉL se doblará toda rodilla.

Debe impactarnos la forma tan clara como Dios nos muestra lo que va a pasar. Estamos a las puertas de la venida del Señor por su Iglesia.

Apliquemos esta enseñanza sin avergonzarnos, predicando el Evangelio sin temores y sin fatigarnos. Entreguémonos en las manos de Dios para ser usados por ÉL.


Fabio 

sábado, 7 de octubre de 2017

¿JESÚS O BARRABÁS?


Mañana será el día más importante de nuestra vida cristiana. Por primera vez expondremos la Palabra de Dios a toda la iglesia, un privilegio inmerecido. Hemos tenido la bendición de predicar la Biblia al Ministerio de Jóvenes, sin embargo, esta vez el reto es de gran envergadura. El pasaje que estudiaremos será el siguiente.

Lucas 23:13-25
“Entonces Pilato, convocando a los principales sacerdotes, a los gobernantes, y al pueblo, les dijo: Me habéis presentado a éste como un hombre que perturba al pueblo; pero habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado en este hombre delito alguno de aquellos de que le acusáis.

Y ni aun Herodes, porque os remití a él; y he aquí, nada digno de muerte ha hecho este hombre. Le soltaré, pues, después de castigarle. Y tenía necesidad de soltarles uno en cada fiesta. Mas toda la multitud dio voces a una, diciendo: ¡Fuera con éste, y suéltanos a Barrabás! Este había sido echado en la cárcel por sedición en la ciudad, y por un homicidio.

Les habló otra vez Pilato, queriendo soltar a Jesús; pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: ¡Crucifícale, crucifícale! Él les dijo por tercera vez: ¿Pues qué mal ha hecho éste? Ningún delito digno de muerte he hallado en él; le castigaré, pues, y le soltaré.

Mas ellos instaban a grandes voces, pidiendo que fuese crucificado. Y las voces de ellos y de los principales sacerdotes prevalecieron. Entonces Pilato sentenció que se hiciese lo que ellos pedían; y les soltó a aquel que había sido echado en la cárcel por sedición y homicidio, a quien habían pedido; y entregó a Jesús a la voluntad de ellos.”

Características del juicio contra Jesús

En los versículos 13 y 14 Lucas nos muestra que Poncio Pilato de manera pública ante la nación judía revisó el proceso y halló irregularidades en el juicio contra Jesús, especialmente la incongruencia entre la acusación y los hechos objeto de juicio. El trato judicial contra Jesús fue irregular. La acusación contra Jesús se sustentó en pruebas falsas. Hombres conocedores de la ley obraron de manera injusta. ¿Cómo estamos ejerciendo nuestra capacidad de juzgar?

La causa de Jesús desde la perspectiva judía

En los versículos 15 al 19 Lucas narra cómo Herodes quien encarna la autoridad judía no tuvo una forma justa de sentenciar a Jesús. La clase sacerdotal y gobernante judía conocedora de las Escrituras optó por acusar de muerte a Jesús siendo completamente inocente. Jesús fue entregado a un sistema judicial gentil y ajeno a su condición judía. ¿Cómo estamos aplicando las escrituras?

La causa de Jesús desde el derecho romano

En los versículos 20 al 22 Lucas narra cómo Poncio Pilato avoca el conocimiento de la causa contra Jesús y no encuentra sustento para la imputación de los cargos elevados en su contra. El sistema judicial del mundo no encontró méritos suficientes para acusar a Jesús. La obstinación del pueblo judío haría condenar a un inocente al sacrificio más grande de la historia. ¿Existe la posibilidad que en una determinada situación el mundo juzgue mejor qué nosotros?

La elección

En los versículos 23 al 25 Lucas narra cómo las clases judías sacerdotal y gobernante y el pueblo optaron por la liberación de Barrabás y la condena de Jesús. La vida nos presenta situaciones en las que tenemos que elegir entre opciones que se oponen entre sí. Una es la opción correcta ante
los ojos de Dios y otra implica no actuar acorde a su voluntad. ¿Decides acorde con la voluntad de Dios o prevalece nuestra voluntad?

Jóvenes, En nuestro paso por el mundo nos podemos encontrar de frente a disyuntiva clara como la descrita en el pasaje estudiado. En el desarrollo de nuestro libre albedrío debemos tomar alguna de dos decisiones diametralmente opuestas: la agradable a Dios y acorde con su palabra o la mala y en contravía de su preciosos preceptos. En alguna de esas situaciones optaremos por liberar a Barrabás e impedir que Jesús sea mostrado.

¿Qué acciones concretas liberamos en nuestras vidas, a Jesús, el legítimo heredero del trono de dios y salvador de la humanidad o Satanás, usurpador de la autoridad celestial y destructor de la humanidad?

¿Cuál es nuestra elección?


¿Jesús o Barrabás?

Los espero mañana en el servicio.

Un abrazo.

.M.

viernes, 6 de octubre de 2017

El VALOR de la SANTIDAD PROGRESIVA


Ojalá hoy nos quede muy claro lo que Dios espera del verdadero creyente, una vida realmente TRANSFORMADA, alejada por completo de las cosas viejas.

28El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.32Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo  - Efesios  4:28-32

Después de mostrarnos la larga lista de los que NO hacer en este pasaje de la nueva vida en Cristo, Dios concluye mostrándonos lo que SI debemos hacer: No hurtar, trabajar honestamente, compartir con los demás, nada de palabras corrompidas, hablar para edificación de los demás, dar gracia a los creyentes, no contristar al Espíritu Santo, quitar de nosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia.

Y todo lo resume en estas tres cosas: Benignidad, misericordia y perdón, Debemos ser benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándonos unos a otros de la misma manera como Dios nos perdonó en Cristo Jesús. Son tres cosas que aunque parecen sencillas difícilmente las aplicamos en nuestras vidas, aún fallamos mucho en eso y es bien importante reconsiderar y cambiar nuestro comportamiento en cuanto a ellas.

Es muy recomendable que cada uno de nosotros examine a fondo este pasaje buscando MUCHA aplicación para nuestra vida.  

Algunas recomendaciones importantes:
  • Abandonar todo tipo de pecado : Hurto, malas palabras, amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y malicia
  • Cultivar el deseo de trabajar y de compartir.
  • Hablar para edificación de los demás.
  • No contristar al Espíritu Santo 
  • Ser benignos unos con otros
  • Ser misericordiosos
  • Perdonarnos unos a otros así como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo


Es muy grande el valor de la SANTIDAD progresiva.

1. Entender que más bienaventurado es DAR que recibir, debo trabajar para compartir con otros  (Vs 28)
2. No contristar al Espíritu Santo, cuidando cada una de mis palabras (Vs 29-30)
3. Arrancar de mí toda mancha de pecado, reflejando la Luz de Cristo en mi vida  (Vs 31-32)

Dios nos recuerda muy claramente cómo debe ser la nueva vida que debemos llevar en Cristo. Entendamos que es una recomendación que viene de un Dios paciente y misericordioso que nos muestra cada detalle que debemos cambiar en nuestras vidas.

A mí me impacta ver la forma como Dios se fija en cada cosa que debemos cambiar y nos las muestra con toda claridad.

Apliquemos esta enseñanza cuidando más nuestras palabras, alejando la amargura, la ira y el enojo, dejando de ser maliciosos y sobre todo cultivando la benignidad, la misericordia y el perdón.


Fabio

sábado, 30 de septiembre de 2017

DIOS CUMPLE SU PALABRA


Nos acercamos al final del segundo capítulo de las Lamentaciones de Jeremías, vamos a revisar la siguiente porción de este libro:

Lamentaciones de Jeremías 2:17
Jehová ha hecho lo que tenía determinado;
Ha cumplido su palabra, la cual él había mandado desde tiempo antiguo.
Destruyó, y no perdonó;
Y ha hecho que el enemigo se alegre sobre ti,
Y enalteció el poder de tus adversarios.”

Esta vez el profeta mayor expone el cumplimiento de la voluntad del Señor según su Palabra, un versículo que corrobora la veracidad y exactitud de la Palabra de Dios.


Dios es consecuente con el contenido de las Escrituras y actúa acorde a ellas

El Señor escribió la Biblia y la ejecuta al pie de la letra.

I de Reyes 8:56
“Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado.”

Salmos 93:5
Tus testimonios son muy firmes;
La santidad conviene a tu casa,
Oh Jehová, por los siglos y para siempre.”


La palabra de Dios es verdadera

La Biblia contiene juicios y proposición innegables.

Salmos 111:7
“Las obras de sus manos son verdad y juicio;
Fieles son todos sus mandamientos,”


Dios cumple lo que promete

El Señor expresa claramente lo que va a hacer y lo lleva a efecto.

Ezequiel 12:25
“Porque yo Jehová hablaré, y se cumplirá la palabra que yo hable; no se tardará más, sino que en vuestros días, oh casa rebelde, hablaré palabra y la cumpliré, dice Jehová el Señor.”


La palabra de Dios es inmutable y eterna

La Biblia permanece incólume en el tiempo y no varía ante las circunstancias humanas.

Mateo 5:18
“Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará
de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Lucas 21:33
“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Jóvenes, el Señor escribió la Biblia y la cumple frase a frase, día a día. El pueblo de Israel fue rebelde y sufrió las consecuencias de su actuar todo según lo consignado en las Escrituras. Una vez fuimos salvos al profesar nuestra fe en Jesucristo se activaron innumerables promesas bíblicas, vivamos las buenas consecuencias de actuar acorde con la Palabra de Dios y confiemos plenamente en ella, tengamos siempre presentes verdades como el arrebatamiento, la resurrección, el milenio y la eternidad. Nuestro Rey viene pronto.

Nos vemos esta tarde para pasar un buen rato como ministerio celebrando el día del amor fraternal y la amistad en Cristo.

Abrazos.

. M

viernes, 29 de septiembre de 2017

PONGAMOS LA MIRA EN LAS COSAS CELESTIALES


En los momentos de adversidad por los que pasamos tantas familias, Dios nos quiere mostrar hoy, hacia dónde debemos mirar. Veamos:

16Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 1Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. 2Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; 3pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. 4Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. 5Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu. - 2 Corintios 4:16-5:5

Es muy cierto, nadie lo puede negar, que pasamos momentos de dificultad: Salud, recursos, trabajo, enfriamientos, tragedias de muchas clases, acusaciones injustas, persecuciones, etc, pero estoy seguro de que Dios permite estas cosas en nuestras vidas para nuestro bien, para nuestra formación, para enseñarnos algo, especialmente para mostrarnos su Gracia y su misericordia y también para moldearnos a la imagen de su Hijo Jesucristo.

Realmente son tribulaciones momentáneas a través de las cuales Dios se glorificará. Como auténticos creyentes debemos quitar nuestra mira de las cosas materiales y enfocarnos en las cosas espirituales que son las que realmente valen porque son eternas.

Particularmente, veo que mi cuerpo se deshace poco a poco, hay quebrantos de salud que me atormentan (Sobre todo los pies, la espalda, y otros órganos), pero debo tomarlos de una manera natural, entendiendo que es el desgaste debido al pecado del pasado y a los errores que aún cometo en el día a día, y debo enfocarme en lo eterno, en lo que viene, en mi estadía eterna en los cielos en un cuerpo totalmente renovado, sin angustias, sin dolores, sin quebrantos.

Nuestra mira debe estar puesta en la eternidad y en las cosas espirituales, trabajando en bien de las almas de los hombres y no en estos muy pocos años o meses que nos quedan sobre esta tierra. Tenemos la GARANTÍA de que podremos disfrutar eternamente de la presencia de Dios, y esa garantía es el Espíritu Santo morando en nosotros.  

A mí, Dios me enseña muchas cosas, espero que a ti también:
  • No enfocarnos en las cosas materiales, son pasajeras
  • Poner nuestra mira en las cosas celestiales que son las que realmente valen, porque son eternas.
  • Entender que donde esté nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón.
  • No angustiarme por este cuerpo carnal que ya está cumpliendo su ciclo debido al mal trato que le he dado, sino enfocarme en lo eterno
  • Aprovechar mi poco tiempo de vida para glorificar a Dios, esperando las recompensas eternas que son las que realmente valen.


Dios nos recuerda hoy que nuestra mira debe estar en las cosas celestiales

1. Debemos despreocuparnos por completo de la parte material (aún los dolores) y enfocarnos en la morada eterna (Celestial) (Vs 16-18)
2. Debemos entender que para mí el morir es ganancia y quitar todo temor de mi vida (Vs 1-3)
3. Debemos entender y confiar que tenemos las arras del Espíritu que nos dan la confianza de una morada celestial  (Vs 4-5)

Nunca olvidemos que nuestro enfoque debe estar en las cosas eternas, nos lo recuerda un Dios consolador que nos anima a seguir adelante mirando lo que realmente vale la pena, las almas de los hombres

Particularmente me conmueve ver la claridad con que Dios nos muestra día a día de que no debemos preocuparnos por las cosas materiales, y nos lo recuerda precisamente en los momentos en que más angustia sentimos muchos por la estrechez de recursos y por los problemas de salud.

Considero que la mejor forma de aplicar esta enseñanza, es dejando todas nuestras cargas en manos de Dios, despojándome de toda angustia y dando consuelo y aliento a los que están junto a nosotros primeramente, a nuestra familia y a nuestros hermanos en la fe.

Adelante, no desfallezcamos. Todo lo podemos en Cristo, sólo ÉL nos fortalece.


Fabio

sábado, 23 de septiembre de 2017

ESPERANZA ESPIRITUAL

Nuevamente y de manera inmerecida podemos exponer la Palabra de Dios al Ministerio de Jóvenes, hoy arrancamos la tercera parte del primer capítulo de la primera carta de Pedro, dirigida a los cristianos del primer siglo después de Cristo, quienes fueron forzados a abandonar sus territorios de origen ante las persecuciones del Imperio Romano y tuvieron que refugiarse en las tierras altas de Asia Menor. Leamos el pasaje que enmarca el llamamiento de Pedro a los expatriados a vivir una vida en santidad:

I DE PEDRO 1:13
“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado;”

Son tres grandes temas que se desprenden de esta porción de la palabra de Dios: (i) el entendimiento, (ii) la sobriedad y (iii) la esperanza bíblica.

AJUSTANDO EL ENTENDIMIENTO

Pedro de una manera metafórica invita a los expatriados a rodear, ajustar y poner en cintura su capacidad de concebir las cosas, de comparar, de juzgar, de inducir y de deducir, todo ello de una manera bíblica. Esta capacidad es una característica de Dios como se establece en Salmos 136:5 y Salmos 147:5. El mundo no lo tiene como podemos ver en Deuteronomio 32:28 -29 y Oseas 13:1-2. Su ausencia caracteriza al reino animal como se describe en Salmos 32:9. Su ausencia caracteriza a la juventud acorde con Proverbios 7:7.

Contrario a lo anterior, el entendimiento es una característica de los hijos de Dios instituida en Salmos 111:10 y I de Corintios 2:16. Implica la transformación de nuestra mente y un verdadero estado de conciencia como se afirma en Romanos 12:2 y I de Corintios 14:15-16, y tiene una íntima relación con la comprensión de la Biblia como lo estructuró Jesús después de su resurrección en Lucas 24:44-45, exigiendo un trabajo constante de nuestra parte como se nos demanda en II de Pedro 3:1 y Colosenses 2:2

ESTANDO EN SOBRIEDAD

El sentido de esta palabra en el pasaje no es de ser abstemio de sustancias alcohólicas u otras que puedan afectar nuestra capacidad mental. Pedro exhorta a los expatriados a estar alerta en sus vidas, defendiendo la causa del Señor.

Esta condición se exige a todo cristiano acorde con I Timoteo 3:2, I Timoteo 3:11 y Tito 1:8. Implica ir en contra del mundo, los deseos y la corriente de actitudes generalizada como asevera Tito 2:11-12, involucra velar cuidadosamente, hay una correspondencia estrecha entre estar velando y el ser sobrios, significa permanecer en control de todo nuestro ser (mente, cuerpo y espíritu), de los sentidos, las actitudes y acciones, Dios lo consigna claramente en su Palabra en I de Pedro 5:8.

La sobriedad se relaciona con la segunda venida de Cristo, como cristianos nos encontramos en esa actitud vigilante para el encuentro con nuestro amado el Señor Jesús, vivamos I de Tesalonicenses 5:6, Marcos 13:31-37 y I de Pedro 4:7.

ESPERANDO EN LA GRACIA

Pedro motiva a los expatriados a que crean con plena convicción en lo que ha de suceder cuando tengan su encuentro con Jesús. La esperanza es una característica de Dios que vemos en Romanos 15:13. Esta esperanza no la tienen los inconversos como se prueba en I de Tesalonicenses 4:13. Una esperanza fundamentada en Jesucristo como se puede leer en I de Pedro 1:3. Una esperanza para los hijos de Dios concretada en Proverbios 14:32, Efesios 2:12 y II de Tesalonicenses 2:16-17.

Una esperanza que se concretará en la resurrección y el arrebatamiento y que podemos divisar en Hechos 24:15, Tito 1:1-2, y I de Tesalonicenses 4:14-18.

Jóvenes, tres formas de actuar que Pedro nos exige, (i) ajustemos nuestra capacidad de concebir las cosas, de comparar, de juzgar, de inducir y de deducir, de una manera bíblica; (ii) estemos alerta en nuestras vidas, defendiendo la causa del Señor, permaneciendo en control de todo nuestro ser (mente, cuerpo y espíritu), de los sentidos, las actitudes y acciones; y (iii) en medio de la corriente de este mundo y este tiempo creamos con plena convicción en lo que ha de suceder en nuestro pronto encuentro con el Señor Jesús.

Abrazos a cada uno de ustedes.

Los espero a las cinco de la tarde, no falten.

. M .