viernes, 7 de diciembre de 2018

NUESTRA PURIFICACIÓN, ASÍ DEBE SER



Gracias a Dios, no sé cómo, Él me ha dado la constancia durante 300 semanas ininterrumpidas para cumplir con esta noble labor. Al menos para mí, ha sido un ejercicio de mucha edificación, espero que de alguna manera también haya puesto un granito de arena en tu crecimiento espiritual.

Dios nos quiere recordar hoy, en las proximidades de las fiestas de fin de año, como es que debemos someternos a Dios, purificándonos y viviendo en santidad:

6Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.7Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10Humillaos delante del Señor, y él os exaltará. - Santiago 4:6-10

Jovencitos, debemos disfrutar plenamente de la GRACIA de Dios y descansar plenamente en ÉL, en sus mandamientos y en sus promesas.

Muy seguramente la causa de los momentos difíciles que vivimos no es otra que el pecado; tal vez hay orgullo, celos, falta de paciencia, aún pereza, mentiras y muchas cosas más.

Pienso que nos falta mucha humildad, mucha diligencia, mucha misericordia. Hay mucha escoria de pecado que aunque parezca insignificante, está impidiendo una buena relación con Dios y por eso, Él tiene que disciplinarnos.

El consejo que Dios nos quiere dar es VALIOSISIMO e IMPORTANTISIMO: Debemos SOMETERNOS a ÉL, poniendo todo de nuestra parte para no caer en las artimañas del enemigo, el cual pone la tentación y nos hace caer en pecado. Debemos acercarnos a Dios con un corazón sincero, hablando con ÉL como con nuestro mejor amigo, porque realmente así es.

Nunca debemos sentirnos solos, en esos momento de soledad (Vendrán muchos) debemos aprovechar para hablar con ÉL buscar su compañía y refugiarnos en ÉL, pidiendo purificación para nuestra vida.

Particularmente yo, debo recibir esta dura prueba de problemas de salud, como una PAUSA en mi vida para que durante ese tiempo entienda QUIEN ES MI SEÑOR, en Quien debo refugiarme, debo recibir esta dura prueba como el MEJOR REGALO, ya que a través de ella voy a estar MUY CERCA de mi Señor sintiendo Su mano puesta sobre mí. Debo entender que es un tiempo para PURIFICAR mi corazón, para limpiar mis manos, para cambiar mi estado de ánimo, para unirme más a mi familia, amarla, cuidarla, animarla.

Vienen los días de fin de año, y serán días bien especiales, en donde podremos llorar y lamentarnos y afligirnos delante de ÉL derramando todas nuestras angustias y quebrantos delante de ÉL para sentir SU CONSUELO. Es necesario tener un buen tiempo para humillarnos delante de nuestro Amado Señor a fin de que nos regale una vida TOTALMENTE transformada por el resto de días que ÉL nos quiera regalar en esta tierra.

Es un mensaje REPLETO de CONSEJOS para esta época tan propicia:     
  • Confiar en la gracia de Dios y vivir disfrutando de ella
  • Someterme a Dios en todo
  • Resistir a las artimañas de tentación del diablo, oyendo al Espíritu Santo
  • Acercarme a Dios con un corazón sincero
  • Sentir la presencia y compañía de Dios en cada instante
  • Limpiar mis manos de pecado
  • Purificar mi corazón reflejando un estado de ánimo diferente y constante
  • Afligirme delante de mi Señor
  • Lamentarme por mis errores con verdadero arrepentimiento
  • Llorar con lágrimas de arrepentimiento y sinceridad
  • Humillarme delante de mi Señor desnudando mi vida y esperando que sea ÉL quien me levante
  • Aprovechar los días de soledad para entregarme de LLENO a mi Señor.
  • Y que sea una DECISIÓN para toda la vida.


BOSQUEJO : Sometimiento a Dios, Purificación y Santidad

1. Si hay humildad en mí, Dios me llenará de SU GRACIA para la BATALLA (Vs 6)
2. Si me someto a Dios, el diablo huirá, la SANGRE de Cristo me protegerá (Vs 7-8a)
3. Si limpio mis manos de pecado, mi corazón va a ser purificado (Vs 8b)
4. Debo AFLIGIRME y lamentar y llorar, humillándome delante de mi Señor para obtener sus promesas de VICTORIA, lo necesito (Vs 9-10)

Dios nos recuerda hoy cómo debe ser el sometimiento a Dios, Purificación y Santidad (Tiempos de Soledad). Es un mensaje enviado por un Dios apacible que nos invita permanentemente a entrar en Su Presencia purificándonos de nuestros pecados, descansando en ÉL, humillándonos ante ÉL, y entregándole todas nuestras cargas.

Este mensaje me llega como anillo al dedo, y me impacta ver la forma tan tierna y sabia como Dios me invita a resistir al diablo que nos asecha permanentemente y a acercarme más a  Dios con mis manos limpias de pecado, descargando sobre ÉL todas mis angustias. Ver como Dios me promete que nos sacará adelante.

Jovencitos amados, los invito a aplicarlo, entregándonos 100% en las manos de nuestro amado Señor, purificándonos de toda mancha de pecado y con la plena certeza de que ÉL nos sacará adelante en todas nuestras tribulaciones.

Disfrutemos sabia y santamente de las actividades de fin de año.

Fabio

2 comentarios:

Unknown dijo...

Muchas Gracias Fabio!, así es, debemos entregarnos completamente a Dios, ser constantes y Confiar en su divina sabiduría, y que las actividades de este fin de año estén llenas de mucho fruto y palabra de Dios.

Anónimo dijo...

Gracias Fabito, ahora entendemos un poco más por qué Dios permite ciertas cosas en nuestra vida; su único deseo es afirmarnos, establecernos, y formarnos,así como nos lo recuerda en su palabra, en la debilidad es que Él nos forja y moldea conforme a su carácter y conducta, sólo queda poner de nuestra parte y someternos a Él, para que su sangre nos proteja, ser humildes para que nos llene de su gracia y tener unas manos limpias de pecado para estár siempre puros delante de Él. Confiar en sus procesos y creer en sus promesas.

Gracias por tu dedicación y amor Fabito, este blog ah sido de gran ayuda para nuestras vidas.